Yoga

Si has hecho yoga, ¡ya lo sabes! Una actividad milenaria que enseña a relajarse, que fortalece la seguridad en uno mismo, que ayuda a la coordinación.

Si a los mayores nos sirve para ser más felices, a los pequeños además les enseña a interactuar, jugar y divertirse. Imagina a tu niño imitando posturas de animales, escuchando cuentos didácticos, haciendo juegos divertidos. La práctica de yoga estimula su coordinación, la calma emocional, la conciencia, la flexibilidad. Pilares básicos para una infancia sana y feliz.

¿Te apuntas…?